Alimentos para preparar la piel para un Tratamiento de Belleza

Cómo tener una piel más receptiva a la cosmética gracias a una buena alimentación.

Preparar la piel antes de hacer un tratamiento de belleza te garantizará más eficacia para lograr un buen aspecto de piel y lucir radiante. La piel es el espejo de la salud y la alimentación es una gran influyente. Te contamos qué hay que comer para tener una piel más sana y más preparada para tu tratamiento de belleza.

Mejorar la absorción de la crema en la piel

Para conservar la salud de la dermis hay que tener en cuenta tres aspectos importantes:

1. Tener una piel bien nutrida

Tener una dieta equilibrada ingiriendo alimentos saludables permitirá al organismo tener provisiones de vitaminas, minerales y oligoelementos. Las más esenciales para el aspecto de la piel son:

  • Vitamina A: ayuda al bronceado porque favorece el desarrollo de pigmentos en la piel. El huevo (sobretodo la yema), el pescado y las frutas y verduras amarillas y naranjas como las zanahorias, los albaricoques, las naranjas, los pomelos y las verduras verdes.

  • Complejos de vitamina B: intervienen en el buen estado de la piel porque fomentan la renovación celular. Algunos alimentos ricos en esta vitamina son: la col rizada, la nuez del Brasil, los aguacates, la manteca de cacahuete, las lentejas, las semillas de girasol o el tofu.

  • Vitamina C: es indispensable para la síntesis de colágeno que es la principal proteína de la piel, además de ser también antioxidante. Los cítricos como los limones, las naranjas, limas y mandarinas, son buenas fuentes de vitamina C, además con el ácido cítrico que contienen ayuda a una mayor absorción de esta vitamina.

  • Vitamina E: es un antioxidante natural y junto con el selenio mantiene la estabilidad de las membranas celulares. Las nueces, las olivas, los espárragos o las espinacas son ricos en esta vitamina.

    Vitaminas que mejoran el aspecto de la piel
      • Los minerales también tienen un papel importante en nuestra piel. Una piel mineralizada es una piel más flexible y más sana. Los que ayudan a la salud dermatológica son el zinc y el selenio que encontramos en las carnes rojas o el pollo, el atún y también en los cereales y en los champiñones.

      Por último, hablar de los ácidos grasos esenciales como el omega 3 nos ayudan a mantener una piel iluminada. Está presente en el pescado azul como las anchoas o las sardinas y en las muchas semillas como en la chía.

      2. Tener una piel hidratada


      Hidratación agua con limónCuando una persona no ingiere el volumen de agua que el cuerpo necesita uno de los síntomas se percibe en la piel seca y arrugada. Por esto el estado de hidratación de nuestro cuerpo influye directamente en el aspecto que luce la piel.

      A nivel general se recomienda la ingesta de entre 1 y 2 litros de agua al día, pero cada uno lo puede adaptar a sus necesidades. Lo que hay que tener en cuenta es de tener siempre a mano la oportunidad de beber, pues cuando tenemos sed ya es un síntoma de deshidratación y es mejor prevenir esta sensación.

      Hay muchas maneras de hidratarse si el agua no nos apetece o no nos sacia la sed. La fruta, por ejemplo, tiene mucho contenido en agua. Cada vez que nos tomamos una fruta estamos ingiriendo su agua. También podemos dar sabor al agua con una pieza de fruta dentro de la botella dejándola reposar dos horas para que infusione. Muy recomendable la de frutos rojos con menta o la de cítricos variados. Por la noche, y sobre todo en invierno, también podemos hidratarnos con infusiones calientes.

       3. Liberar los tóxicos del organismo

      Un exceso de componentes tóxicos en el organismo que pueden provocar alteraciones en la piel.

      Para evitarlo debemos intentar.

      • No excedernos con alimentos procesados que van cargados de aditivos, conservantes y colorantes químicos que tienen un efecto tóxico en nuestro cuerpo.

      • Incorporar alimentos detox en nuestra dieta. Alimentos como la alcachofa, la piña o los espárragos nos facilitaran la extracción de líquidos corporales y la eliminación de toxinas.

      • Evitar el estreñimiento. Los restos de los alimentos que el cuerpo ya no utiliza deben ser expulsados del cuerpo lo antes posible. Para fomentar el tránsito intestinal debemos tomar alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales, los frutos secos, las semillas de lino o frutas como la ciruela o el kiwi.

      • Cuidar las digestiones. Hay que comer poco y a menudo. Sino el sistema digestivo no podrá asumir rápidamente la digestión de todo lo ingerido y algunos alimentos pueden fermentar dentro del cuerpo. Esto ocurre a veces con personas que padecen intolerancias o alergias alimentarias, ya que su intestino no procesa bien algunos alimentos y la piel atópica, enrojecida o picores pueden ser síntomas de estas patologías alimentarias.

      Una piel sana luce más hermosa, y a la vez está en mejores condiciones para absorber los productos que ayudaran a mejorar el aspecto y la salud ésta. Así que te recomendamos que incorpores todo tipo de alimentos variados en tu dieta diaria, teniendo en cuenta las indicaciones que te hemos contado, para que este órgano tenga todas las herramientas para lucir en su mejor estado.


      Astrid Barqué
      Astrid Barqué

      Autor

      Especialista en Cocina Saludable y Educadora en Hábitos Alimentarios


      Related Posts


      Dejar un comentario

      Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.